5 consejos para elegir el mejor calzado infantil este verano

05 agosto, 2019

Los niños están en constante crecimiento y es imprescindible elegir el mejor calzado para evitar rozaduras, dolores e incluso una mala pisada que pueda provocarle un mal desarrollo de sus pies. En verano, no solo cambiamos las prendas de vestir sino también es importante adaptar el cambio a los zapatos para otorgar el máximo confort. A continuación, os ofrecemos 5 consejos para elegir el mejor calzado infantil este verano.

 

 

1. Elige siempre tejidos transpirables. Cualquier zapato no vale. Opta siempre por tejidos transpirables, tanto la planta del pie como el forro para evitar el exceso de sudoración. Mucho más recomendable para los más pequeños que las zapatillas sean de tejido cien por cien algodón.

 

2. Máxima sujeción. Los zapatos, especialmente la de los niños, deben quedar perfectamente sujetas al pie. Los zapatos con hebillas, cordones o velcro siempre son las mejores opciones, y recuerda la importancia de que presenten un refuerzo y sujeción en los talones.

 

3. Elige su talla concreta, ni más ni menos. En muchas ocasiones se comete el gran error de comprarle al niño unos zapatos con una talla de más para que le dure más tiempo, e incluso aguantamos con los zapatos unos meses más. El zapato no debe apretar el pie del niño, pero tampoco que le debe quedar suelto. Siempre es aconsejable comprar su talla concreta, aunque bien es cierto que los niños están en constante crecimiento y seguramente el zapato le dure poco tiempo. No se recomienda que se hereden los zapatos de los hermanos mayores, cada niño tiene un pie distinto y el calzado se adapta a cada uno.

 

4. Cuidado con las sandalias o zapatillas de goma. La goma o el plástico son los zapatos menos recomendados para niños. Aunque bien es cierto que son buenas opciones por su flexibilidad y que son antideslizantes, estas zapatillas no permiten al pie del niño transpirar y con el sudor le pueden ocasionar ampollas o rozaduras. Este tipo de calzado deberás limitarlo exclusivamente al momento de bajar a la piscina o ir a la playa, nunca para dar un paseo o ir al parque a jugar.

 

5. En verano, usa calcetines y plantillas. Para dar largos paseos, hacer deporte o jugar es recomendable el uso de zapatos cerrados, transpirables y con suela antideslizante. Es esencial que el niño tenga el pie bien sujeto por el zapato. Siempre que podamos usar calcetines y plantillas ergonómicas, ya que le servirá como amortiguación y protegerá su fina piel de rozaduras o posibles irritaciones con el sudor.

 

¿Qué te han parecido estas recomendaciones? Con ellas te será más fácil elegir el mejor calzado para tu hijo, siempre y cuando se adapten a la actividad que vayan a realizar, su tamaño y su edad. Un buen calzado permitirá a tu hijo estar cómodo y evitar malas posturas de piernas y pies.

Aún no hay comentarios, Por favor, identifiquese para comentar.

Compártelo en tus redes sociales favoritas

Artículo siguiente Artículo previo