5 ejercicios que te ayudarán a relajarte en la oficina

09 agosto, 2019

La carga de trabajo, los plazos de entrega, el no sentirse preparado a la hora de ejecutar una determinada tarea y un sinfín de situaciones, generan hoy en día mucho estrés sobre las personas que trabajan en oficinas. 

 

 

Aclarar que no estamos hablando de trabajar bajo presión. Nos referimos a una sensación permanente, diaria, con agotamiento mental, donde falta la energía y se tiene un bajo rendimiento. Pueden aparecer también dolores musculares y afectaciones psicosomáticas. Estamos ante unos efectos muy negativos para la salud de las personas y para la productividad de las empresas.

Por ello, hoy os queremos contar una manera eficaz para afrontar el estrés desde la propia oficina, llevando a cabo una serie de ejercicios prácticos y muy fáciles de realizar:

 

Estiramientos

En una oficina es habitual estar mucho tiempo sentado, por lo que cada una o dos horas, se deben estirar las piernas y los brazos. También al estar sentado, la circulación presenta dificultades, causando incomodidad, hormigueo y dispersión mental. Para contrarrestarlo, un paseo breve activará el cuerpo y despejará la mente.

 

Respiración

A veces con la intensidad de las tareas diarias, no se respira bien. Se asientan pequeñas respiraciones en la parte superior del pecho y no se oxigena el cerebro como se debe. Para evitarlo, se deben hacer respiraciones profundas durante unos minutos y ayudará mucho a relajarse, oxigenando el cuerpo y distrayendo la mente. En cada respiración se debe contar de 1 a 3 en la inspiración, e igualmente de 1 a 3 al expirar.

 

Andar

Andar 30 minutos diarios en el gimnasio, en la calle o donde se pueda. Estamos ante un ejercicio esencial, ayudando a canalizar y evadir las preocupaciones propias del trabajo. Es importante consolidar el hábito para lograr todos sus beneficios de manera permanente.

 

Músculos relajados

Los músculos con la tensión se agarrotan.  Se recomienda hacer prácticas de relajación sobre los hombros, brazos y piernas con ejercicios de contracción y elongaciones para que recuperen sus distención natural y relajada.

 

La cabeza

Un masaje en la cabeza, las zonas oculares, la nuca y los senos frontales son magníficos para quiénes pasan horas leyendo. Se deben hacer de forma circular, durante un minuto,  ayudando a calmar la molestia, el dolor y  en definitiva, a relajarse.

 

Terapias

Os recomendaremos el yoga o cualquier tipo de procedimiento que relaje y suponga un ejercicio físico, ayudando a tener mayor y mejor control mental y corporal. Son ideales para mantener la calma y la salud física del organismo.

 

Relajarse en la oficina es fácil si sabes cómo hacerlo. Con estos trucos que te hemos dado, conseguirás liberar tensiones en tu día a día de una manera más sencilla. ¡Anímate a probarlas! Estamos convencidos de que notarás la diferencia.

Aún no hay comentarios, Por favor, identifiquese para comentar.

Compártelo en tus redes sociales favoritas

Artículo siguiente Artículo previo

Compártelo en tus redes sociales favoritas