Curiosidades científicas del verano que te van a sorprender

15 julio, 2019

Curiosidades científicas del verano que te van a sorprender

 

El verano, la estación más esperada del año, viene repleta de sol, temperaturas altas, ocio, actividades al aire libre, vacaciones y de curiosidades científicas que te vamos a desvelar en este post.

 

 

Tiene lugar entre la primavera y el otoño, variando las temperaturas según la situación de la Tierra. Las regiones más cercanas al ecuador son más cálidas y las próximas a los polos son más frescas. Es así porque debido a la curvatura de la Tierra, las partes más cálidas reciben una mayor cantidad de luz solar. Sin embargo, las áreas que están alrededor de los polos de la Tierra tienen hielo y es por eso por lo que reflejan una gran cantidad de rayos solares.

 

El equinoccio del verano

 

El equinoccio del verano es el momento del año en el que el sol forma un eje perpendicular con el ecuador y en el que la duración del día es igual a la de la noche en toda la tierra. Es así por la inclinación de la tierra.

 

La posición de la tierra

 

Cuando las estaciones se basan en la posición de la Tierra en relación al sol, se denomina verano astronómico. En el hemisferio norte el verano astronómico se produce más o menos en torno al 21 de junio. Esto se debe a que el Polo Norte está inclinado hacia el ángulo más grande en relación al sol. No obstante, en el hemisferio sur, el verano llega sobre el 22 de diciembre, cuando el polo sur está inclinado hacia el sol.

 

El verano astronómico

 

Es el que va desde el solsticio de verano al equinoccio de otoño. El solsticio de verano es conocido porque el sol permanece más tiempo y el equinoccio cuando la noche y el día tienen aproximadamente la misma longitud.

 

Una temporada meteorológica

 

Se define así cuando los 12 meses del año se dividen a su vez en cuatro estaciones con tres meses cada uno. Junio, julio y agosto formarían el verano, al norte del ecuador y diciembre, enero y febrero son verano al sur. Durante este tiempo, las temperaturas son más altas que durante el resto del año.

 

La Torre Eiffel

 

La Torre Eiffel de París crece durante el verano. Está hecha de hierro y lo que sucede es que el metal se expande con el calor, creciendo unos 15 centímetros durante los meses de más calor.

 

¿Es sorprendente verdad?

Aún no hay comentarios, Por favor, identifiquese para comentar.

Compártelo en tus redes sociales favoritas

Artículo siguiente Artículo previo